Al valor de marca, también lo llamamos BRAND EQUITY. Es un concepto que nos habla de la capacidad que tiene una marca para generar ventas, debido al reconocimiento y percepción que tiene el consumidor sobre ella.

Es decir, cuando el consumidor elige una marca porque es reconocida, tiene además atribuidas ciertas características positivas en su mente, como pueden ser: calidad percibida o cualquier otro rasgo único de dicha marca; no teniendo porque ser una característica del propio producto; podemos decir que dicha marca tiene un alto «Brand equity».

El «Valor de marca», es un valor añadido que incorpora nuestro producto o servicio. Esto en la sociedad actual es difícil de conseguir. La competencia en productos y servicios es muy alta, y la mayoría de productos son iguales o muy parecidos. Por tanto, es una forma de destacar sobre la competencia y tomar ventaja.

El beneficio principal, además de la ventaja competitiva, es que obtendremos consumidores leales a nuestra marca. Estos repetirán las compras, nos tomarán en cuenta con nuevos productos, y por supuesto, la recomendarán.

Es un hecho que la lealtad y el valor de marca pueden reducirse cuando nuestros usuarios perciben cambios negativos; como peor calidad o características que ya no les agradan tanto; y dejan de sentirse identificados con nuestros valores y personalidad de marca.